¿Textos con errores?

No olvide que sus escritos hablan por usted. Todo lo que publica se vuelve una carta de presentación.

En corrihelo perfeccionamos sus textos.

La corrección de estilo es la respuesta.

Trabajamos con diligencia y prontitud para que sus textos hablen bien de usted.

En el tono apropiado, observando las normas ortográficas y gramaticales, y empleando un estilo adecuado a la naturaleza de la información y de la fuente.

Nos respaldan más de 18 años de experiencia exitosa.

Textos académicos, literarios, gubernamentales, comerciales, técnicos y organizacionales, además de contenido digital (Web, SMS, mailing y social media).

Deje una buena imagen en sus lectores, ¡envíenos su texto!

Los textos bien escritos son portadores exitosos de las ideas que usted desea transmitir, a la vez que amplifican su buena reputación. ¡Contáctenos!

martes, 27 de octubre de 2015

¡Feliz día del corrector de estilo!


Día Internacional de la Corrección de Estilo

Hoy se celebra el Día Internacional de la Corrección o Día del Corrector de Textos, instaurado por primera ocasión en el año 2006 por la Fundación Litterae de Argentina. La fecha se eligió por coincidir con el natalicio del pensador humanista Erasmo de Rotterdam, reconocido por su dedicación en las labores editoriales.


Erasmo de Rotterdam
También conocida como corrección de originales, es la tarea que consiste en revisar y corregir un manuscrito original con el fin de darle la claridad, la concisión y la armonía, agregando valor al texto, y volviéndolo inteligible para el destinatario: el lector. Corrige la ortografía, la gramática, la sintaxis, la ortotipografía, el estilo, el formato y la precisión fáctica (casi nunca el contenido) del texto de un periódico, un blog o un libro antes de que pasen a la etapa de composición tipográfica.

Dependiendo del tipo de revisión en cuestión, puede ser no sólo una revisión del original (gramática, ortografía y redacción), sino también una revisión literaria (estilo y contenido). Por lo general, los lineamientos y criterios característicos de cada texto u editorial, los cuales permiten mantener homologado el lenguaje, tono e identidad, se encuentran contenidos en el manual de estilo.

En ciertos contextos, el revisor puede convertirse en el profesional a cargo de analizar un texto escrito, no sólo desde el punto de vista de la ortografía y la gramática, sino también con el objetivo de señalar sugerencias para mejorar la estructura del texto. Una buena revisión literaria tiene en cuenta la posibilidad de alcanzar una lectura más clara, concisa y armónica, y agrega valor al texto.

En inglés existe una diferencia entre copyediting (corrección de original) y editing (edición de textos, que puede cambiar la sustancia del texto).

En el término copyediting (corrección de originales), «original» se refiere al texto que crea un autor antes de que se componga tipográficamente.

Fuente: Wikipedia.org

miércoles, 14 de octubre de 2015

¡Publique su libro!

¿Desea plasmar en un libro sus poesías, cuentos, crónicas o memorias de vida?
Emily Dickinson escribió que "para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro". Imagine la maravillosa posibilidad de permitir que sus familiares y amigos puedan realizar, a través de un libro, el mismo viaje que usted ha hecho por la vida. Considere con detenimiento la opción de legar en un libro sus pensamientos, experiencias y puntos de vista, su manera particular de ver las cosas. En corrihelo nos entusiasma la idea de acompañarlo en ese proyecto, trabajando en sus textos desde la revisión y corrección hasta la diagramación final y la impresión. ¿Desea heredar sus poesías, cuentos, crónicas o memorias de vida? ¡Publique su libro!



Huellas por el paso de la vida
En corrihelo nos sentimos orgullosos de haber completado recientemente 
la transcripción, corrección ortográfica, gramatical y de estilo del libro 
"Huellas por el paso de la vida", reflexiones personales del salvadoreño 
Francisco Alberto Rodríguez Mejía.

viernes, 9 de octubre de 2015

Aleksiévich o Alexiévich

Svetlana Aleksiévich | Premio Nobel de Literatura 2015

El día de ayer, jueves 8 de octubre, amanecimos con la noticia de que el Premio Nobel de Literatura 2015 ya tenía dueña. 

Para los que nunca habíamos escuchado hablar de esta escritora, se nos hizo bien difícil pronunciar su nombre y apellido, pero a quienes intentamos escribirlo nos obligó a hacer una búsqueda en la Web y nos topamos con que en los medios de comunicación se detecta una gran vacilación a la hora de mencionar a la premiada: «La periodista Svetlana Alexijevich, Premio Nobel de Literatura», o «La Academia premia el compromiso de Aleksévich» o «La bielorrusa Alexsévich gana el Nobel».

Sin embargo, Aleksiévich y Alexiévich son las formas adecuadas de transcribir el apellido de la escritora y periodista galardonada con este prestigioso premio.

La transcripción más adecuada del nombre original, que en bielorruso se escribe con caracteres cirílicos, es Svetlana Aleksiévich o, si se opta por la práctica habitual de sustituir el grupo ks por una x, Alexiévich, como en Aleksandr/Alexandr, Alekséyev/Alexéyev

Tanto en la portada del único libro publicado en español como en el registro oficial del mismo se emplean las grafías Alexievich y Aleksievich. No obstante, la Ortografía de la lengua española señala que las transcripciones de nombres de otras lenguas se consideran plenamente españolas a efectos de acentuación gráfica, como en Chernóbil, Fiódor, Tolstói, por lo que es preferible tildar la segunda e para adecuarse a la pronunciación original.

Se recuerda además que Bielorrusia, con dos erres, y no Bielorusia, es el nombre recomendado en español del país del que es natural la escritora premiada.

Fuente: Fundéu BBVA.

martes, 25 de agosto de 2015

¿Chikunguña o "chicungunya"?

Aedes aegypti y Aedes albopictus.

Chikunguña, con ñ, es la adaptación adecuada para la palabra chikungunya, que designa a este virus que tanto nos ha afectado en El Salvador en los últimos meses, y que nos ha provocado fiebres intensas gracias a la enfermedad del mismo nombre.

La palabra procede, al parecer, del idioma makonde, hablado en el sureste de Tanzania y en el norte de Mozambique, significa ‘hombre que se dobla’ y se aplica a esta enfermedad debido a que esta se caracteriza por fuertes dolores en las articulaciones, y hace que literalmente una persona se doble de dolor. Para los que ya pasaron por esto, saben lo bien puesto que está el nombre.

La adaptación del término original chikungunya a chikunguña es apropiada porque la secuencia ny se pronuncia en este caso con un sonido similar al de la ñ del español. Aunque la grafía chicunguña, con c, no puede considerarse incorrecta, se recomienda mantener la k, que, como señala la Ortografía de la lengua española, está presente en numerosos préstamos de muy diverso origen (bikini, kiwi, ukelele, kamikaze, entre otros).

En los medios informativos se aprecia vacilación respecto a la grafía de esta enfermedad: “Sanidad vigila el Chikungunya tras el primer caso de contagio”, «El transmisor del chicungunya es el mismo que el del dengue» o «¿Cómo reconocer los síntomas de la fiebre chikungunya?».

Se recuerda además que se trata de un nombre común, tanto cuando se utiliza aisladamente (chikunguña) como cuando forma parte del nombre de la fiebre o la enfermedad (fiebre/enfermedad del chikunguña), por lo que lo adecuado es escribirlo en minúscula.

Así, en los ejemplos anteriores habría sido preferible escribir “Sanidad vigila el chikunguña tras el primer caso de contagio”, «El transmisor del chikunguña es el mismo que el del dengue» y «¿Cómo reconocer los síntomas de la fiebre chikunguña?».

En algunos medios se emplea asimismo el acortamiento chik, que puede considerarse válido y que conviene escribir en minúscula.

Esperamos que todos estemos preparados no solo para escribirlo bien, sino también para prevenirlo.

Fuente: Fundeu|BBVA.

lunes, 10 de agosto de 2015

Porqué / porque / por qué / por que

En corrihelo sabemos que cuidar el lenguaje es cuidar nuestra imagen. Por eso seguimos ofreciéndole algunos consejos prácticos para proteger nuestro idioma. 


En esta entrega veremos las claves para saber cuándo debe usarse cada una de las siguientes formas:

Porqué / porque / por qué / por que

a) porqué

Es un sustantivo masculino que equivale a causa, motivo, razón, y se escribe con tilde por ser palabra aguda terminada en vocal. Puesto que se trata de un sustantivo, se usa normalmente precedido de artículo u otro determinante:

No comprendo el porqué de tu actitud [= la razón de tu actitud].
Todo tiene su porqué [= su causa o su motivo].

Como otros sustantivos, tiene plural:

Hay que averiguar los porqués de este cambio de actitud.

b) por qué

Se trata de la secuencia formada por la preposición por y el interrogativo o exclamativo qué (palabra tónica que se escribe con tilde diacrítica para distinguirla del relativo y de la conjunción que). Introduce oraciones interrogativas y exclamativas directas e indirectas:

¿Por qué no viniste ayer a la fiesta?
No comprendo por qué te pones así.
¡Por qué calles más bonitas pasamos!

Obsérvese que, a diferencia del sustantivo porqué, la secuencia por qué no puede sustituirse por términos como razón, causa o motivo.

c) porque

Se trata de una conjunción átona, razón por la que se escribe sin tilde. Puede usarse con dos valores: Como conjunción causal, para introducir oraciones subordinadas que expresan causa, caso en que puede sustituirse por locuciones de valor asimismo causal como puesto que o ya que:

No fui a la fiesta porque no tenía ganas [= ya que no tenía ganas].
La ocupación no es total, porque quedan todavía plazas libres [= puesto que quedan todavía plazas libres].

También se emplea como encabezamiento de las respuestas a las preguntas introducidas por la secuencia por qué:

—¿Por qué no viniste? —Porque no tenía ganas.

Cuando tiene sentido causal, es incorrecta su escritura en dos palabras. 

Como conjunción final, seguida de un verbo en subjuntivo, con sentido equivalente a para que:

Hice cuanto pude porque no terminara así [= para que no terminara así].

En este caso, se admite también la grafía en dos palabras (pero se prefiere la escritura en una sola):

Hice cuanto pude por que no terminara así.

d) por que

Puede tratarse de una de las siguientes secuencias:       
   
  • La preposición por + el pronombre relativo que. En este caso es más corriente usar el relativo con artículo antepuesto (el que, la que, etc.):
Este es el motivo por (el) que te llamé.            
Los premios por (los) que competían no resultaban muy atractivos.
No sabemos la verdadera razón por (la) que dijo eso.
  • La preposición por + la conjunción subordinante que. Esta secuencia aparece en el caso de verbos, sustantivos o adjetivos que rigen un complemento introducido por la preposición por y llevan además una oración subordinada introducida por la conjunción que:
Al final optaron por que no se presentase.
Están ansiosos por que empecemos a trabajar en el proyecto.
Nos confesó su preocupación por que los niños pudieran enfermar.

*********

Las faltas de ortografía o de expresión son un ruido permanente que nos rodea y que se cura leyendo. Siempre tengan una lectura encaminada. Solo con el contacto permanente del lenguaje, afinaremos su uso correcto.

Fuente: RAE.

miércoles, 15 de julio de 2015

Ortografía de los signos de interrogación y exclamación

A todos nos enseñaron el uso correcto de los signos de interrogación y exclamación en la escuela, sin embargo, vemos con muchísima frecuencia un uso incorrecto y, lo que es peor, a veces dudamos de la manera en que se escriben, ya sea por la frecuencia con que los vemos mal escritos, por costumbre o por prisa.

A diferencia de lo que ocurre en otras lenguas, los signos de interrogación y exclamación son signos dobles en español, como los paréntesis o los corchetes. Por tanto, es incorrecto prescindir del signo de apertura en los enunciados interrogativos o exclamativos:

          ¿Quién le ha llamado? (no Quién le ha llamado?).         
          ¡Qué prisa tienes! (no Qué prisa tienes!).

Por otra parte, después del signo de cierre de interrogación o exclamación se puede escribir cualquier signo de puntuación salvo el punto:

          ¡Ah!, olvidaba darte esto.
          ¿Han terminado ya de preparar la mesa?
          —¿Qué vamos a comer? —preguntó.

Cuando los signos de cierre (? !) constituyen el final del enunciado, la palabra que sigue se escribe con mayúscula inicial.

¿Dónde está el restaurante? Olvidé mirarlo en la guía.
¡Qué frío! Coge el abrigo y la bufanda.

Lamentablemente algunos dispositivos electrónicos y algunas aplicaciones móviles no cuentan con los signos de apertura, a pesar de tener la opción del idioma en español, y es por eso que algunas personas se acostumbran a prescindir de ellos. Sin embargo, en corrihelo les animamos a utilizarlos en todo momento donde sea posible y a promover su uso correcto.

Fuente: RAE.

martes, 7 de julio de 2015

Mayúscula o minúscula en los meses, los días de la semana y las estaciones del año

¡Seguimos con el uso apropiado de las mayúsculas!

Muchos de nosotros hemos caído en el error de abusar de las mayúsculas por considerarlo correcto o permitido. Sin embargo, hay reglas muy claras en cuanto a su uso. Tal es el caso de los nombres de meses, días de la semana o estaciones del año, que frecuentemente aparecen con mayúscula cuando no es necesario ni apropiado. Incluso, hemos visto medios de comunicación escrita donde a diario se cometen estos errores.
Según la RAE, salvo que la mayúscula venga exigida por la puntuación (a comienzo de texto o después de punto), los nombres de los días de la semana, de los meses y de las estaciones del año se escriben en español con minúscula inicial:

Nació el pasado martes, 22 de noviembre.
En Caracas, a 6 de mayo de 2005.
Esta primavera ha llovido mucho.

Solo se inician con mayúscula cuando forman parte de nombres que exigen la escritura de sus componentes con mayúscula inicial, como ocurre con los nombres de festividades, fechas o acontecimientos históricos, vías urbanas, edificios, etc.: Viernes Santo, Primavera de Praga, plaza del Dos de Mayo, Hospital 1º de Mayo.

martes, 30 de junio de 2015

Redacción en Internet, uso correcto de la letra 'k'

La letra 'k' no se usa para "ahorrar" tiempo y esfuerzo
Nadie pone en duda las ventajas de la era de la modernidad, que nos permiten transportarnos rápidamente de un lugar a otro, tener una comida caliente en cosa de minutos, ver la transmisión de un partido de fútbol en directo y mantener una comunicación remota en tiempo real. Sin embargo, parece que la constante búsqueda de la inmediatez, se ha vuelto una excusa para "ahorrar" tiempo y esfuerzo hasta en la escritura, sobre todo cuando es en Internet y desde dispositivos móviles.

Es perturbador notar que cada vez es más común que la gente escriba 'ke' en lugar de 'que', 'kiero' en lugar de 'quiero', y 'xk' en lugar de 'porque'. Y la lista sigue.

¿Puede llamarse ahorro a semejante sacrificio en la calidad de nuestros textos? ¿No es más apropiado entenderlo como una penosa demostración de indolencia? 

Se entiende, por supuesto, que al escribir en Internet cada palabra cuenta. Un tuit o un mensaje de texto consta de unos 140 caracteres, y eso supone usar abreviaturas permitidas e implantar algún grado de economía verbal. En todo caso, redactar contenido digital implica la capacidad de decir lo suficiente, con claridad y en pocas palabras. Pero la optimización de un texto no significa que se tiene licencia para transgredir las normas y degradar la redacción.

No olvidemos que todo texto dice mucho de quien lo ha escrito, formando una opinión en sus lectores. De modo que no vale la pena "ahorrar" ni escatimar cuando de escribir bien se trata. Las cosas bien hechas toman su tiempo.

¿Cuál es el uso correcto de la 'k'?

La letra 'k', undécima del alfabeto español, es una consonante que siempre antecede a una vocal. Toda vez que no esté al inicio de una palabra, irá entre dos vocales. 

La 'k' nunca debe usarse para reemplazar la 'c' en las sílabas "ca", "co" y "cu". Tampoco es un sustituto válido para la 'q' en las sílabas "que" y "qui". La ´k´se emplea únicamente en palabras y nombres propios de origen extranjero:

kilo (procedente del griego)
karateka, karaoke (procedentes del japonés)
kiwi (procedente del maorí)
koala (procedente del dharug australiano)
Kurt, Katherine, Katrina, Karla, Kevin (nombres propios en otras lenguas)

En conclusión, y sin importar cuan "ahorrativo" resulte y que tan popular se haya vuelto su uso en palabras en español, el empleo de la letra 'k' en sustitución de las letras 'c' y 'q' es incorrecto. 

miércoles, 24 de junio de 2015

Tilde en las mayúsculas




No tildar las mayúsculas es un error mayúsculo

¿Cuántas veces nos hemos visto en la disyuntiva de si tildamos o no las palabras en mayúsculas? Pues déjennos decirle que ya no hay que dudarlo más ¡hay que tildarlas!

Según la RAE, las letras mayúsculas deben escribirse con tilde si les corresponde llevarla según las reglas de acentuación gráfica del español, tanto si se trata de palabras escritas en su totalidad con mayúsculas como si se trata únicamente de la mayúscula inicial: 

Su hijo se llama Ángel.

ATENCIÓN, POR FAVOR.

La Real Academia Española nunca ha establecido una norma en sentido contrario. De hecho, la acentuación gráfica de las letras mayúsculas no es opcional sino obligatoria, y afecta a cualquier tipo de texto. 

Las únicas mayúsculas que no se acentúan son las que forman parte de las siglas; CIA (sigla del inglés Central Intelligence Agency) no lleva tilde, aunque el hiato entre la vocal cerrada tónica y la vocal abierta átona exigiría, según las reglas de acentuación, tildar la i.

¡Unámonos en la campaña de tildar las mayúsculas!

martes, 12 de mayo de 2015

Congresista propone multar a medios por faltas ortográficas

Ocurrió a finales del año recién pasado. El congresista peruano Marco Tulio Falconí, presentó un proyecto de ley para que el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (INDECOPI), revise la ortografía de diarios, revistas, semanarios, libros y anuncios públicos o publicitarios, debido al “daño que causan a la cultura con los errores ortográficos”.

En la fórmula legal se señala que el INDECOPI “recibirá las denuncias o actuará de oficio en la verificación” de los errores ortográficos.

“Los periodistas deben actuar con responsabilidad, y una de sus responsabilidades es la correcta redacción y el uso adecuado del lenguaje”, recuerda el proyecto en su exposición de motivos.

Desconocemos la trayectoria del congresista y la valoración que de él hacen los electores. Es por eso que, más allá de que pudieramos hacer algunas observaciones pertinentes sobre el estilo del texto que en su momento presentó al congreso, no ahondaremos en elucubraciones sobre las motivaciones personales ni sobre las capacidades del funcionario. Pero si podemos asegurar que la curiosa noticia que leímos en el medio peruano El comercio, no pasó desapercibida para nosotros. Seguramente no somos pocos los que alguna vez nos hemos preguntado qué se puede hacer cuando los medios, en vez de educar, propagan una forma incorrecta de escritura. 

Hay suficientes razones de peso para que redactores y editores traten con suma responsabilidad y cuidado los textos que han de publicar en un medio de alcance masivo. Sin embargo, todo parece indicar que hay muchas personas en el gremio periodístico que ejercen su profesión de manera laxa y displicente. Nunca se debe perder de vista que escribir bien es una forma de respeto para el lector, que al mismo tiempo asegura la trasmisión efectiva del mensaje, inspira una mayor confianza en la información y otorga una buena imagen al medio.

Es lamentable que con bastante frecuencia encontremos errores ortográficos, incluso graves, en los medios de prensa que leemos. Para empeorar las cosas, muchos de estos medios escritos son de gran tiraje y circulación, lo que expone a demasiados lectores a los yerros de sus publicaciones.

Como ingrediente adicional, podemos mencionar que hay muchísimas personas que no leen otra cosa sino el periódico. Esto pone en relieve el hecho de que los medios escritos tienen un alto grado de responsabilidad como agentes educadores y formadores de la sociedad en que se mueven.

Al margen de los métodos y sus implicaciones, creemos que el caso del congresista peruano, puede abrir un interesante debate sobre el trabajo que hacen o dejan de hacer los gobiernos de nuestros países por vigilar la calidad de redacción de las publicaciones que consumen nuestros pueblos; esclareciendo a la vez, los límites y los alcances que las autoridades competentes pueden justificar en este esfuerzo.

miércoles, 6 de mayo de 2015

Inglaterra, Reino Unido y Gran Bretaña no son lo mismo



Inglaterra, Reino Unido y Gran Bretaña no son sinónimos: los tres nombres se refieren a entidades geográficas diferentes.

El nombre oficial de este país es Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, aunque lo habitual es utilizar su forma corta: Reino Unido.

Gran Bretaña no es sinónimo de Reino Unido; Gran Bretaña está formada por Inglaterra, Escocia y el País de Gales, mientras que el Reino Unido comprende Gran Bretaña e Irlanda del Norte; no resulta aconsejable, pues, utilizar Inglaterra o Gran Bretaña para referirse al Reino Unido.

Sin embargo, en algunos medios se emplean indiscriminadamente estos términos para aludir al Reino Unido: «Elecciones en Inglaterra, las más inciertas de la historia», «Los disturbios del pasado agosto en Inglaterra fueron los peores que haya visto el país en las últimas décadas» o «La economía de Gran Bretaña, al borde de la recesión».

En esos ejemplos, y si las elecciones, la crisis y los incidentes a los que se alude afectan al conjunto del país, lo adecuado habría sido escribir: «Elecciones en el Reino Unido, las más inciertas de la historia», «Los disturbios del pasado agosto en el Reino Unido fueron los peores que haya visto el país en las últimas décadas» y «La economía británica, al borde de la recesión».

En lo que respecta al gentilicio, resulta más adecuado el término británico, que engloba a los ingleses, los escoceses, los galeses y los norirlandeses.

Fuente: Fundéu|BBVA.

lunes, 27 de abril de 2015

Cómo mejorar el ranking de su sitio Web en Google

Google toma en cuenta la ortografía y la gramática del contenido de su blog o de su sitio Web.
La ortografía, la gramática y la legibilidad son muy importantes para que un blog o sitio Web sea visible en Internet.

Toda empresa o marca con presencia en Internet, busca que su sitio Web o blog aparezca mejor posicionado en los buscadores. ¿Sabía usted que uno de los programas que Google emplea para determinar la posición de un sitio Web en los resultados de las búsquedas, toma en cuenta la calidad de su contenido, incluyendo la ortografía y la gramática?

A propósito de la vigésimo séptima actualización del algoritmo Panda de Google, aplicada en Octubre de 2014, Pierre Far dijo que “estos cambios mejorarán la eficacia de Panda para detectar contenidos de baja calidad, potenciando en los rankings de resultados los sitios que publican los mejores contenidos”.

De acuerdo a las directrices de Google, entre otras cosas, la calidad del contenido se mide en función de los siguientes criterios:

  1. ¿Tiene el artículo una extensión apropiada?
  2. ¿Utiliza multimedia?
  3. ¿Se comparte en las redes sociales?
  4. ¿Permite comentarios y retroalimentación?
  5. ¿Tiene un buen número de enlaces internos y externos?
  6. ¿Es valioso el contenido?
  7. ¿Es correcta la ortografía y la gramática?
  8. ¿Tiene el artículo un buen puntaje de legibilidad?
Ahora bien, aunque tenemos en nuestro equipo un profesional en mercadeo y hay alguien más que cuenta con una certificación en inbound marketing, corrihelo no es un sitio especializado en marketing digital y SEO (Search Engine Optimization). Lo nuestro es la corrección de estilo. Eso significa que podemos ayudarle a cumplir con éxito los criterios 7 y 8 de la lista anterior, y estaremos encantados de hacerlo. 

Descubra cómo perfeccionar sus documentos

viernes, 24 de abril de 2015

5 preguntas que se deben responder antes de publicar un texto

5 preguntas que se deben responder antes de publicar un texto
¿Busca que sus textos sean leídos y comprendidos, que produzcan el efecto deseado en sus lectores y que dejen una buena imagen de usted y de su empresa? Hay cinco preguntas que es necesario responder antes de publicarlos:

  1. ¿Estoy trasladando el mensaje correctamente? 
  2. ¿Está mi escrito libre de errores ortográficos y gramaticales? 
  3. ¿Se puede leer, comprender y hasta memorizar el escrito? 
  4. ¿Tiene el texto un tono apropiado? 
  5. ¿Qué imagen se hará el lector de mí o de mi empresa? 

¿Estoy trasladando el mensaje correctamente? 

Es de suma importancia asegurarnos de que nuestro escrito exprese de manera exacta lo que queremos decir. No olvidemos que publicar un texto es sólo una forma alternativa de comunicar la misma cosa que habríamos dicho en persona. Es preciso evitar vueltas innecesarias y repeticiones. Para que resulte efectivo, el mensaje debe ser claro y directo. 

¿Está mi escrito libre de errores ortográficos y gramaticales? 

Los errores en la ortografía y la gramática no deben ser tomados con indiferencia. Estas faltas son desagradables imperfecciones que entorpecen la lectura, desvían la atención del lector e incluso pueden distorsionar el mensaje. El uso inadecuado de un signo de puntuación puede cambiar por completo el sentido de una oración. 

¿Se puede leer, comprender y hasta memorizar el escrito? 

Imaginemos que somos estudiantes leyendo un texto especializado para pasar una prueba, ¿no es cierto que un texto de frases breves y claras resultaría más fácil de comprender y recordar? ¿Y no es verdad que un palabrerío excesivo en oraciones largas y repetitivas, se vuelve cansino de leer, difícil de entender y fácil de olvidar? Pues la misma cosa ocurre con textos de otra índole. 

En el ámbito laboral, por ejemplo, un correo electrónico bien estructurado y con indicaciones claras, se convierte en una excelente guía y referencia para efectuar tareas y acciones puntuales. En otro ejemplo relativo al comercio, un texto publicitario con frases breves, claras y directas, tiene muchas más posibilidades de ser comprendido y recordado por potenciales clientes del producto o servicio que se ofrece. 

¿Tiene el texto un tono apropiado? 

No es tan simple escribir de tal manera que el lector le dé a las palabras escritas el mismo tono en que el redactor las habría dicho personalmente. Aunque es importantísimo ser claro y directo, eso no debe confundirse con ser seco, tajante o grosero. No es lo mismo leer en un mensaje “ENVÍE LOS DOCUMENTOS”, que “Por favor envíe los documentos. Gracias”. 

El uso de expresiones de cortesía suaviza el tono sin afectar el sentido del mensaje. Luego, una frase escrita sólo con letras mayúsculas equivale a un grito; no es considerado redactar con ese tono. Como en cualquier otra forma de comunicación, el trato amable y respetuoso es un asunto de educación que siempre tiene un efecto positivo. 

¿Qué imagen se hará el lector de mí o de mi empresa? 

Para bien o para mal, los textos siempre hablan de quienes los emiten. Por ejemplo, para un encargado de evaluar y seleccionar personal, una sola falta ortográfica o gramatical puede ser entendida como un síntoma de que el aspirante es despistado o descuidado. En el caso inverso, una empresa que publica una oferta de trabajo con faltas ortográficas, o con una explicación pobre y confusa de la plaza, da la imagen de ser caótica y poco seria. 

Siempre que hay errores en los textos publicados en la página de una empresa o marca en redes sociales, el impacto en su reputación y credibilidad es inevitable. Se debe tener presente que si el logotipo de una marca aparece en un contenido publicado en Internet o en un texto impreso, es la marca la que habla. 

Luego de un análisis efectuado en 2011 en un sitio Web con faltas de ortografía, el empresario de Internet Charles Duncombe, aseguró que las cifras de la compañía revelaron que esto puede reducir las ventas en línea hasta en un 50%. 

En conclusión, cuesta menos dinero cuidar la redacción que no hacerlo. En corrihelo estamos listos para ayudarle a responder cada una de las cinco preguntas anteriores de manera positiva.

Descubra cómo perfeccionar sus documentos

lunes, 20 de abril de 2015

Altisonante no es "a gritos"


El adjetivo altisonante no significa ‘a gritos’, ‘con insultos’ o ‘de forma violenta’, sino ‘elevado, sonoro o afectado’.

Pese a ello, en los medios de comunicación es frecuente encontrar frases como «Los dos concursantes se enfrascaron en una discusión altisonante», «Messi y Luis Enrique intercambiaron palabras altisonantes» o «En el vídeo se ve a un grupo de hombres tomando cerveza y hablando en voz altisonante».

Altisonante es, según la definición del Diccionario académico, un término que se aplica al lenguaje, al estilo o a lo expresado con ellos, y significa ‘muy sonoro y elevado, especialmente si va acompañado de afectación’, por lo que su sentido se acerca más al de grandilocuente.

Así pues, si en los casos anteriores lo que se pretendía expresar era que las charlas y discusiones referidas se produjeron de forma violenta, con términos injuriosos y ofensivos o en un tono muy alto, lo adecuado habría sido escribir  «Los dos concursantes se enfrascaron en una discusión a gritos», «Messi y Luis Enrique intercambiaron palabras mayores» y «En el vídeo se ve a un grupo de hombres tomando cerveza y hablando a voces».

Fuente: Fundeu|BBVA

miércoles, 1 de abril de 2015

Semana Santa en la iglesia o en la playa

Ayuntamiento, Rincón de la Victoria, Plalla, corrihelo
Como se ve, en corrihelo siempre encontramos algo que enmendar.
Mientras miles de devotos cristianos se disponen a observar los rituales de la Semana Santa, otros tantos acuden a las playas para relajarse o divertirse en el fin de semana largo que la celebración ofrece. 

Como siempre, una vacación es también una oportunidad inmejorable para reparar el cuerpo, la mente y el espíritu; para abocarse a la fe y a la tradición, reencontrarse con la familia y los amigos, o dedicar tiempo a la reflexión personal, al esparcimiento y al descanso. Cada uno sabrá cómo emplea y aprovecha estos días en el propósito que mejor le venga. En cuanto a nosotros, es seguro que encontraremos cosas para corregir y mejorar.

Área de Medio Ambiente y "Plallas" 

El error ortográfico en una carpa municipal instalada en la comunidad malagueña de Rincón de la Victoria, desató cualquier cantidad de comentarios en Internet hace varios meses, en Junio de 2014. El Ayuntamiento responsabilizó a la imprenta. 

El toldo dispuesto para conmemorar el Día del Medio Ambiente, tenía impreso un texto que los visitantes leían con extrañeza, con molestia o con humor, según el caso: "Área de Medio Ambiente y Plallas". Como era de esperarse, no tardó en pasar un transeúnte que tomó una fotografía y la compartió en redes sociales, propagando e inmortalizando el penoso yerro. La carpa fue retirada en su momento, pero la imagen nunca dejó de circular. 

Una "iglecia" de arquitectura admirable

En otro hecho anecdótico que leímos hace unos días, supimos del profesor de arquitectura que restó varios puntos a un alumno que en su examen escribió "iglecia" en lugar de "iglesia". Cuando el alumno protestó por su calificación, argumentando que la prueba era de arquitectura y no de ortografía, el catedrático respondió que "el que escribe iglesia con c, no merece llamarse arquitecto”. 

Es lógico pensar que nadie desea equivocarse ni lo hace de manera intencional. Sin embargo, vistas las reacciones de los lectores en los casos mencionados, queda claro que un texto puede decir cosas buenas o malas de quien lo ha escrito, incidiendo de manera directa en la reputación del emisor al someterlo al juicio de sus receptores. No perdamos de vista que, una vez impreso o publicado en redes sociales, un error se eterniza. Por esa razón, entre otras, siempre es recomendable que el posible arquitecto, el concejal responsable de las carpas del Ayuntamiento y la gente de la imprenta, todos, se auxilien de los servicios de un corrector de estilo. 

Entre tanto, y sin importar si es en la iglesia o en la playa, en corrihelo deseamos que pase usted unas felices vacaciones de Semana Santa. 

lunes, 30 de marzo de 2015

¿Por qué no basta con una herramienta de software para corregir sus textos?

¡Si tan solo C-3PO existiera!
La ciencia ficción supone un techo muy alto, aún inalcanzable para las capacidades reales de la tecnología actual en materia de protocolo.

C-3PO, el famoso personaje de ficción creado por George Lucas para la saga cinematográfica La Guerra de las Galaxias, es un androide de protocolo diseñado para interactuar con humanos y máquinas, por lo que ha sido programado para dominar seis millones de formas de comunicación. Si tan solo existiera, C-3PO corregiría nuestros textos y, entre otras cosas, seguramente resolvería nuestra necesidad de comunicarnos por escrito de manera clara y eficaz.

Por desgracia, C-3PO no existe. De hecho, hoy en día no contamos con más tecnología para revisar nuestros textos que las herramientas de software de corrección ortográfica y gramatical, disponibles en programas de ofimática especializados como Microsoft Office, Open Office, Google Docs, Stilus, etc.

Por supuesto, nadie pone en tela de duda que estas herramientas son de gran ayuda para muchos miles de usuarios diariamente. Sin embargo, hoy por hoy, sus limitaciones son tantas que aún no podemos confiar en que su lógica algorítmica sea suficiente para corregir errores de estilo, sobre todo en el uso de signos de puntuación y en el mejoramiento de textos excesivamente largos, redundantes, poco elegantes y hasta incomprensibles. Incluso los mejores revisores automáticos disponibles en el mercado, reconocen que su software puede demostrar carencias o devolver falsos avisos, por lo que siempre recomiendan una última revisión humana del texto, sobre todo si existe un fin editorial.

Veamos un ejemplo de las limitaciones del software para revisar textos

Por favor pegue este párrafo en su procesador de textos y verá cómo al corrector automático le basta con que no haya errores ortográficos y gramaticales ignorando fallos semánticos sin señalar siquiera una cosa que corregir en este absurdo ejemplo que cuenta que la baca no da leche y que la vaca iba cubierta de paquetes y ambos casos son ciertos además de que puedo escribir muchas palabras y varias frases seguidas sin utilizar signos de puntuación al tiempo que digo cosas redundantes nada elegantes muy hilarantes y sin mucho sentido como el sentimiento que estoy sintiendo y siento ciento por ciento porque presiento asiento y consiento más de lo que disiento de todo con aspecto circunspecto en este respecto mientras el dichoso corrector automático sigue dando todo esto como bueno sin inmutarse y aprobando que no aparezca una sola pausa en esta nota cuan larga es a ver amigo lector acepte el reto de leerla en voz alta de corrido y sin respirar.

Por fortuna, existen los correctores de estilo

En el ejemplo anterior, donde el software de corrección no ve un solo error, un corrector de estilo habría detectado muchas cosas que mejorar para obtener un texto claro, conciso, coherente y uniforme; yendo mucho más allá de simplemente comprobar que las palabras existan en el diccionario y que las oraciones respeten normas estructurales muy básicas.

En corrihelo nos entusiasma poder aportar el criterio humano tan necesario para lograr textos que comunican, enseñan, exhortan, argumentan, deleitan y convencen. No olvidemos que todo esto se trata de textos escritos por humanos para ser leídos por otros humanos.

Descubra cómo perfeccionar sus documentos

viernes, 27 de marzo de 2015

A propósito de la Semana Santa, ¿mayúsculas o minúsculas?

Semana Santa, ortografía de los términos relacionados
Semana Santa, ¿mayúsculas o minúsculas?
Con motivo de la celebración de la Semana Santa, se recuerda en qué casos hay que emplear las mayúsculas y en cuáles las minúsculas en los términos y expresiones relacionados:

1. Tal como indica la Ortografía, los sustantivos y adjetivos que forman parte del nombre de los períodos litúrgicos o religiosos se escriben con inicial mayúscula: la Cuaresma, la Semana Santa, la Pascua.

2. También se escriben con mayúscula las denominaciones Viernes de Dolores, Domingo de Ramos, Jueves Santo, Viernes Santo…

3. Lo recomendable es escribir los nombres de los pasos, imágenes y cofradías con mayúsculas iniciales y sin cursiva ni comillas: La Borriquita, La Sagrada Cena, El Prendimiento, Cofradía del Cristo de la Columna, Hermandad del Cristo de la Corona…

4. Se escriben con inicial minúscula los términos religiosos como vigilia, eucaristía, misa, confesión, comunión o procesión.

5. También se escribe con inicial minúscula viacrucis o vía crucis (las Academias prefieren la primera grafía; no se considera apropiado vía-crucis).

Fuente: Fundéu BBVA.

miércoles, 25 de marzo de 2015

¡corrihelo ya está aquí!

¡corrihelo ya está aquí!
¡Más de 18 años de experiencia como correctores de estilo, sí, pero con las ganas renovadas, el entusiasmo fresco y la mejor disposición!

Así llegamos a la Web en esta fecha,  y estamos aquí para quedarnos.

Nuestra razón de ser es la creciente comunidad de empresas, organizaciones y personas naturales que constantemente redactan y publican nuevos documentos impresos y contenidos digitales. Queremos proveerles nuestros servicios de calidad en la revisión y corrección de estilo, asegurando que sus textos cumplan su objetivo, tengan buen impacto en el lector y dejen una excelente imagen de la fuente que los publica.

En corrihelo aspiramos a convertirnos en un soporte confiable para usted, cada vez que necesite garantizar la calidad de sus publicaciones; al tiempo que contribuimos, desde nuestras posibilidades, al buen uso del idioma español.

Nos comprometemos a trabajar en el perfeccionamiento de sus textos con dedicación, minuciosidad, confiabilidad y discreción. 

¡Estamos para servirle!

Conozca en detalle los servicios de corrección que ofrecemos





 
Google+