5 preguntas que se deben responder antes de publicar un texto

5 preguntas que se deben responder antes de publicar un texto
¿Busca que sus textos sean leídos y comprendidos, que produzcan el efecto deseado en sus lectores y que dejen una buena imagen de usted y de su empresa? Hay cinco preguntas que es necesario responder antes de publicarlos:

  1. ¿Estoy trasladando el mensaje correctamente? 
  2. ¿Está mi escrito libre de errores ortográficos y gramaticales? 
  3. ¿Se puede leer, comprender y hasta memorizar el escrito? 
  4. ¿Tiene el texto un tono apropiado? 
  5. ¿Qué imagen se hará el lector de mí o de mi empresa? 

¿Estoy trasladando el mensaje correctamente? 

Es de suma importancia asegurarnos de que nuestro escrito exprese de manera exacta lo que queremos decir. No olvidemos que publicar un texto es sólo una forma alternativa de comunicar la misma cosa que habríamos dicho en persona. Es preciso evitar vueltas innecesarias y repeticiones. Para que resulte efectivo, el mensaje debe ser claro y directo. 

¿Está mi escrito libre de errores ortográficos y gramaticales? 

Los errores en la ortografía y la gramática no deben ser tomados con indiferencia. Estas faltas son desagradables imperfecciones que entorpecen la lectura, desvían la atención del lector e incluso pueden distorsionar el mensaje. El uso inadecuado de un signo de puntuación puede cambiar por completo el sentido de una oración. 

¿Se puede leer, comprender y hasta memorizar el escrito? 

Imaginemos que somos estudiantes leyendo un texto especializado para pasar una prueba, ¿no es cierto que un texto de frases breves y claras resultaría más fácil de comprender y recordar? ¿Y no es verdad que un palabrerío excesivo en oraciones largas y repetitivas, se vuelve cansino de leer, difícil de entender y fácil de olvidar? Pues la misma cosa ocurre con textos de otra índole. 

En el ámbito laboral, por ejemplo, un correo electrónico bien estructurado y con indicaciones claras, se convierte en una excelente guía y referencia para efectuar tareas y acciones puntuales. En otro ejemplo relativo al comercio, un texto publicitario con frases breves, claras y directas, tiene muchas más posibilidades de ser comprendido y recordado por potenciales clientes del producto o servicio que se ofrece. 

¿Tiene el texto un tono apropiado? 

No es tan simple escribir de tal manera que el lector le dé a las palabras escritas el mismo tono en que el redactor las habría dicho personalmente. Aunque es importantísimo ser claro y directo, eso no debe confundirse con ser seco, tajante o grosero. No es lo mismo leer en un mensaje “ENVÍE LOS DOCUMENTOS”, que “Por favor envíe los documentos. Gracias”. 

El uso de expresiones de cortesía suaviza el tono sin afectar el sentido del mensaje. Luego, una frase escrita sólo con letras mayúsculas equivale a un grito; no es considerado redactar con ese tono. Como en cualquier otra forma de comunicación, el trato amable y respetuoso es un asunto de educación que siempre tiene un efecto positivo. 

¿Qué imagen se hará el lector de mí o de mi empresa? 

Para bien o para mal, los textos siempre hablan de quienes los emiten. Por ejemplo, para un encargado de evaluar y seleccionar personal, una sola falta ortográfica o gramatical puede ser entendida como un síntoma de que el aspirante es despistado o descuidado. En el caso inverso, una empresa que publica una oferta de trabajo con faltas ortográficas, o con una explicación pobre y confusa de la plaza, da la imagen de ser caótica y poco seria. 

Siempre que hay errores en los textos publicados en la página de una empresa o marca en redes sociales, el impacto en su reputación y credibilidad es inevitable. Se debe tener presente que si el logotipo de una marca aparece en un contenido publicado en Internet o en un texto impreso, es la marca la que habla. 

Luego de un análisis efectuado en 2011 en un sitio Web con faltas de ortografía, el empresario de Internet Charles Duncombe, aseguró que las cifras de la compañía revelaron que esto puede reducir las ventas en línea hasta en un 50%. 

En conclusión, cuesta menos dinero cuidar la redacción que no hacerlo. En corrihelo estamos listos para ayudarle a responder cada una de las cinco preguntas anteriores de manera positiva.

Descubra cómo perfeccionar sus documentos

Con la tecnología de Blogger.