¿Textos con errores?

No olvide que sus escritos hablan por usted. Todo lo que publica se vuelve una carta de presentación.

En corrihelo perfeccionamos sus textos.

La corrección de estilo es la respuesta.

Trabajamos con diligencia y prontitud para que sus textos hablen bien de usted.

En el tono apropiado, observando las normas ortográficas y gramaticales, y empleando un estilo adecuado a la naturaleza de la información y de la fuente.

Nos respaldan más de 18 años de experiencia exitosa.

Textos académicos, literarios, gubernamentales, comerciales, técnicos y organizacionales, además de contenido digital (Web, SMS, mailing y social media).

Deje una buena imagen en sus lectores, ¡envíenos su texto!

Los textos bien escritos son portadores exitosos de las ideas que usted desea transmitir, a la vez que amplifican su buena reputación. ¡Contáctenos!

martes, 30 de enero de 2018

El adverbio solo y los pronombres demostrativos, sin tilde



Una de las cosas más difíciles en el mundo de la escritura, es acomodarse a los cambios que sufren las reglas gramaticales o de acentuación. No solo porque es sabido que se escribe casi de manera mecánica, sino porque seguimos observando las palabras originales en los textos que se publicaron antes de estos cambios. Es por ello, que el cerebro nos manda a seguirlas escribiendo como estamos acostumbrados a verlas y no como la nueva norma nos dicta a escribirlas.

Ese es el caso de la palabra solo, la cual, tanto cuando es adverbio y equivale a solamente (Solo llevaba un par de monedas en el bolsillo) como cuando es adjetivo (No me gusta estar solo), así como los demostrativos este, ese y aquel, con sus femeninos y plurales, funcionen como pronombres (Este es tonto; Quiero aquella) o como determinantes (aquellos tipos, la chica esa); no deben llevar tilde según las reglas generales de acentuación, bien por tratarse de palabras bisílabas llanas terminadas en vocal o en -s, bien, en el caso de aquel, por ser aguda y acabar en consonante distinta de n o s.

Aun así, las reglas ortográficas anteriores prescribían el uso de tilde diacrítica en el adverbio solo y los pronombres demostrativos para distinguirlos, respectivamente, del adjetivo solo y de los determinantes demostrativos, cuando en un mismo enunciado eran posibles ambas interpretaciones y podían producirse casos de ambigüedad, como en los ejemplos siguientes: Trabaja sólo los domingos [= ‘trabaja solamente los domingos’], para evitar su confusión con Trabaja solo los domingos [= ‘trabaja sin compañía los domingos’]; o ¿Por qué compraron aquéllos libros usados? (aquéllos es el sujeto de la oración), frente a ¿Por qué compraron aquellos libros usados? (el sujeto de esta oración no está expreso, y aquellos acompaña al sustantivo libros).

Sin embargo, ese empleo tradicional de la tilde en el adverbio solo y los pronombres demostrativos no cumple el requisito fundamental que justifica el uso de la tilde diacrítica, que es el de oponer palabras tónicas o acentuadas a palabras átonas o inacentuadas formalmente idénticas, ya que tanto solo como los demostrativos son siempre palabras tónicas en cualquiera de sus funciones. Por eso, a partir de ahora se podrá prescindir de la tilde en estas formas incluso en casos de ambigüedad. La recomendación general es, pues, la de no tildar nunca estas palabras.

Las posibles ambigüedades pueden resolverse casi siempre por el propio contexto comunicativo (lingüístico o extralingüístico), en función del cual solo suele ser admisible una de las dos opciones interpretativas. Los casos reales en los que se produce una ambigüedad que el contexto comunicativo no es capaz de despejar son raros y rebuscados, y siempre pueden evitarse por otros medios, como el empleo de sinónimos (solamente o únicamente, en el caso del adverbio solo), una puntuación adecuada, la inclusión de algún elemento que impida el doble sentido o un cambio en el orden de palabras que fuerce una única interpretación.

Así que, la próxima vez que tengas dudas para corregir un documento ¡escríbenos! será un placer ayudarte.

corrihelo@gmail.com


Fuente: RAE.

martes, 5 de diciembre de 2017

Decálogo del buen redactor de textos

¿Tienes un proyecto de escritura? ¿estás haciendo tu tesis? ¿necesitas ayuda para redactar un texto?

Aquí te presentamos 10 consejos útiles para obtener un óptimo resultado:

1. Cuanto más leas, mejor escribirás. 

La lectura te da el acervo, el léxico y la estructura mental adecuada para formar textos de buena calidad. No pares de leer, pronto verás los resultados.

2. No escribas si no tienes las ideas claras.

Estar seguro de lo que se va a escribir, es la mejor manera de hacerlo bien. Cuando no tienes idea de lo que estás escribiendo, tus lectores lo notarán de inmediato.

3. Ten siempre presente a quién te diriges.

Visualiza a tus lectores, conócelos, descríbelos mentalmente. De esa manera les podrás enviar un mensaje claro y directo.

4. El mejor orden de una frase es el lógico: sujeto, verbos y complementos.

Siempre hay que recurrir a las reglas básicas de gramática. Leer un poco sobre estas reglas estaría bien para tener una base mínima de donde partir.

5. Las frases largas solo conducen a la confusión.

Hay que ordenar bien las ideas antes de plasmarlas en el texto, para que sean puntuales y poco enredadas. Un mensaje muy largo puede confundir al lector o hacer que pierda el interés y abandone la lectura.

6. Ten cuidado con la utilización de la voz pasiva.

Voz activa.- En este tipo de oraciones, la voz activa expresa la acción del sujeto en la oración, así en la oración “Alicia pinta su casa”, la acción de pintar la realiza Alicia por medio del verbo pintar.

Voz pasiva.- En este tipo de oraciones, la voz pasiva expresa una acción pero no la realiza directamente el sujeto, sino que el verbo se aplica al predicado así en la oración “La casa es pintada por Alicia”, la acción del verbo recae en el predicado que en este caso es la casa.

Por tanto, hay que prestar atención a esta regla para hacer más legible el texto.

7. Intenta evitar el exceso de adjetivos.

No es necesario abusar de los adjetivos. Con el adjetivo correcto se puede lograr la intensión deseada.

8. No te enamores tanto de tu texto que seas incapaz de distanciarte de él.

Hay que tener la habilidad de borrar y reescribir para pulir el mensaje. Escuchar observaciones y sugerencias es de sabios.

9. No tengas miedo de eliminar lo accesorio; tachar es bueno.

Hay que revisar si estamos repitiendo o explicando las ideas. No hay que subestimar a los lectores.

10. Relee, revisa y ¡corrige!

Nunca envíes un texto sin darle una segunda o tercera leída. Hay que revisar si el mensaje está claro y limplio. Y por supuesto, siempre te puedes apoyar por un corrector de estilo.

¡Déjanos ayudarte! 

www.corrihelo.com
corrihelo@gmail.com


martes, 7 de noviembre de 2017

¿Estás haciendo tu tesis? ¡déjanos ayudarte!



Pregunta por nuestra tarifa especial para estudiantes. 

miércoles, 26 de julio de 2017

5 consejos para terminar tu tesis ¡ya!

Una tesis es un trabajo escrito de investigación, que generalmente se exige al final de una carrera o de un plan de estudios, para obtener un grado académico. 

A pesar que en el transcurso del tiempo que duran estos estudios, nos enfrentamos a trabajos más arduos y que han requerido mayor esfuerzo mental y físico, una tesis siempre representa una tensión mayor. Esto se debe, en parte, a que nuestros colegas que ya la realizaron, nos inculcan un temor extra y se refieren a este ejercicio como el más significativo de todos. Pero también se debe a que la mayoría de universidades e instituciones académicas le envisten una solemnidad adicional, no solo porque hacen una revisión particularmente exhaustiva del texto, sino porque este se debe exponer de manera abierta, se somete a consideración de un jurado y el estudiante debe defender su teoría argumentativa. 

Por tanto, elaborar un texto bien escrito, de fácil comprensión y con el tono y cadencia adecuados, es clave para finalizar con éxito esta prueba final.

Así que no es de extrañarse que muchas personas se detengan en esta etapa y sientan temor de comenzar a escribir su tesis. A continuación te ofrecemos 5 consejos que pueden ser útiles para terminar tu tesis en el menor tiempo posible.

1. Haz una lista de la información que tienes a la mano

Esto te ayudará a saber con qué recursos cuentas por el momento y tener una idea de lo que debes comenzar a investigar. Luego habrá tiempo de ordenar y de tomar lo que es útil y desechar lo que no.

2. Comienza a escribir ahora

No importa si al principio las ideas te parecen dispersas o poco creativas. Lo importante es tener una base donde comenzar para ver cómo se recompone después. 

3. Escribe algo todos los días

Esto te dará la disciplina para no abandonar la tesis por días (¡o meses!) y a no perder el hilo de lo que estás escribiendo. 

4. No te exijas demasiado

Recuerda que no estás buscando ganarte un premio. Lo que escribas será genial si lo haces con esmero y dedicación. Buscar palabras muy rebuscadas o formas de escritura intrincadas, solo hará que el texto sea de difícil lectura y comprensión. 

5. Crea un calendario o cronograma

Tener una fecha límite para entregar cada capítulo de la tesis te ayudará a ordenar mejor tu tiempo y a ponerle sentido de urgencia a lo que haces, sin intentar hacerlo todo en un solo día. 

************

Cuando la hayas terminado, te sugerimos siempre que te apoyes en un corrector de estilo para que le de el toque final al texto. En Corrihelo nos sentiremos muy honrados de que nos permitas ayudarte. Llámanos al 7896-7664 o escríbenos a corrihelo@gmail.com y pregunta por nuestra tarifa especial para estudiantes.




martes, 18 de julio de 2017

¿Estás haciendo tu tesis? ¡te ayudamos a perfeccionarla!


¡Pregunta por nuestra tarifa especial para estudiantes al 7894-7664!

lunes, 22 de mayo de 2017

"Si no compra... no magulle"

"Si no compra... no magulle"

¿Cuántas veces nos han dicho esta frase cuando distraídamente tomamos una fruta o una verdura y la volvemos a colocar en su lugar sin una intensión de compra?... sin embargo, a lo mejor no nos han dicho la frase correcta. Es cada vez más frecuente que sustituyamos la palabra "magullar" por "mallugar". De hecho, si alguna vez lo hemos dicho correctamente, es hasta probable que algunas personas nos corrijan pensando que lo correcto es "mallugar".

Según la Real Academia Española, la palabra "mallugar" no existe, siendo la palabra correcta "magullar" que significa: Causar a un tejido orgánico contusión, pero no herida, comprimiéndolo o golpeándolo violentamente. 

Por tanto, tal como lo reza el título de este artículo, lo más adecuado es decir: «Si no compra, no magulle», atendiendo al subjuntivo en tiempo presente de la tercera persona.

Fuente: RAE.

jueves, 18 de mayo de 2017

¿Estás haciendo tu tesis de maestría? ¡cuenta con CORRIHELO!



¡Aprovecha nuestra promoción especial para estudiantes!

 
Google+