¿Textos con errores?

No olvide que sus escritos hablan por usted. Todo lo que publica se vuelve una carta de presentación.

En corrihelo perfeccionamos sus textos.

La corrección de estilo es la respuesta.

Trabajamos con diligencia y prontitud para que sus textos hablen bien de usted.

En el tono apropiado, observando las normas ortográficas y gramaticales, y empleando un estilo adecuado a la naturaleza de la información y de la fuente.

Nos respaldan más de 18 años de experiencia exitosa.

Textos académicos, literarios, gubernamentales, comerciales, técnicos y organizacionales, además de contenido digital (Web, SMS, mailing y social media).

Deje una buena imagen en sus lectores, ¡envíenos su texto!

Los textos bien escritos son portadores exitosos de las ideas que usted desea transmitir, a la vez que amplifican su buena reputación. ¡Contáctenos!

lunes, 27 de abril de 2015

Cómo mejorar el ranking de su sitio Web en Google

Google toma en cuenta la ortografía y la gramática del contenido de su blog o de su sitio Web.
La ortografía, la gramática y la legibilidad son muy importantes para que un blog o sitio Web sea visible en Internet.

Toda empresa o marca con presencia en Internet, busca que su sitio Web o blog aparezca mejor posicionado en los buscadores. ¿Sabía usted que uno de los programas que Google emplea para determinar la posición de un sitio Web en los resultados de las búsquedas, toma en cuenta la calidad de su contenido, incluyendo la ortografía y la gramática?

A propósito de la vigésimo séptima actualización del algoritmo Panda de Google, aplicada en Octubre de 2014, Pierre Far dijo que “estos cambios mejorarán la eficacia de Panda para detectar contenidos de baja calidad, potenciando en los rankings de resultados los sitios que publican los mejores contenidos”.

De acuerdo a las directrices de Google, entre otras cosas, la calidad del contenido se mide en función de los siguientes criterios:

  1. ¿Tiene el artículo una extensión apropiada?
  2. ¿Utiliza multimedia?
  3. ¿Se comparte en las redes sociales?
  4. ¿Permite comentarios y retroalimentación?
  5. ¿Tiene un buen número de enlaces internos y externos?
  6. ¿Es valioso el contenido?
  7. ¿Es correcta la ortografía y la gramática?
  8. ¿Tiene el artículo un buen puntaje de legibilidad?
Ahora bien, aunque tenemos en nuestro equipo un profesional en mercadeo y hay alguien más que cuenta con una certificación en inbound marketing, corrihelo no es un sitio especializado en marketing digital y SEO (Search Engine Optimization). Lo nuestro es la corrección de estilo. Eso significa que podemos ayudarle a cumplir con éxito los criterios 7 y 8 de la lista anterior, y estaremos encantados de hacerlo. 

Descubra cómo perfeccionar sus documentos

viernes, 24 de abril de 2015

5 preguntas que se deben responder antes de publicar un texto

5 preguntas que se deben responder antes de publicar un texto
¿Busca que sus textos sean leídos y comprendidos, que produzcan el efecto deseado en sus lectores y que dejen una buena imagen de usted y de su empresa? Hay cinco preguntas que es necesario responder antes de publicarlos:

  1. ¿Estoy trasladando el mensaje correctamente? 
  2. ¿Está mi escrito libre de errores ortográficos y gramaticales? 
  3. ¿Se puede leer, comprender y hasta memorizar el escrito? 
  4. ¿Tiene el texto un tono apropiado? 
  5. ¿Qué imagen se hará el lector de mí o de mi empresa? 

¿Estoy trasladando el mensaje correctamente? 

Es de suma importancia asegurarnos de que nuestro escrito exprese de manera exacta lo que queremos decir. No olvidemos que publicar un texto es sólo una forma alternativa de comunicar la misma cosa que habríamos dicho en persona. Es preciso evitar vueltas innecesarias y repeticiones. Para que resulte efectivo, el mensaje debe ser claro y directo. 

¿Está mi escrito libre de errores ortográficos y gramaticales? 

Los errores en la ortografía y la gramática no deben ser tomados con indiferencia. Estas faltas son desagradables imperfecciones que entorpecen la lectura, desvían la atención del lector e incluso pueden distorsionar el mensaje. El uso inadecuado de un signo de puntuación puede cambiar por completo el sentido de una oración. 

¿Se puede leer, comprender y hasta memorizar el escrito? 

Imaginemos que somos estudiantes leyendo un texto especializado para pasar una prueba, ¿no es cierto que un texto de frases breves y claras resultaría más fácil de comprender y recordar? ¿Y no es verdad que un palabrerío excesivo en oraciones largas y repetitivas, se vuelve cansino de leer, difícil de entender y fácil de olvidar? Pues la misma cosa ocurre con textos de otra índole. 

En el ámbito laboral, por ejemplo, un correo electrónico bien estructurado y con indicaciones claras, se convierte en una excelente guía y referencia para efectuar tareas y acciones puntuales. En otro ejemplo relativo al comercio, un texto publicitario con frases breves, claras y directas, tiene muchas más posibilidades de ser comprendido y recordado por potenciales clientes del producto o servicio que se ofrece. 

¿Tiene el texto un tono apropiado? 

No es tan simple escribir de tal manera que el lector le dé a las palabras escritas el mismo tono en que el redactor las habría dicho personalmente. Aunque es importantísimo ser claro y directo, eso no debe confundirse con ser seco, tajante o grosero. No es lo mismo leer en un mensaje “ENVÍE LOS DOCUMENTOS”, que “Por favor envíe los documentos. Gracias”. 

El uso de expresiones de cortesía suaviza el tono sin afectar el sentido del mensaje. Luego, una frase escrita sólo con letras mayúsculas equivale a un grito; no es considerado redactar con ese tono. Como en cualquier otra forma de comunicación, el trato amable y respetuoso es un asunto de educación que siempre tiene un efecto positivo. 

¿Qué imagen se hará el lector de mí o de mi empresa? 

Para bien o para mal, los textos siempre hablan de quienes los emiten. Por ejemplo, para un encargado de evaluar y seleccionar personal, una sola falta ortográfica o gramatical puede ser entendida como un síntoma de que el aspirante es despistado o descuidado. En el caso inverso, una empresa que publica una oferta de trabajo con faltas ortográficas, o con una explicación pobre y confusa de la plaza, da la imagen de ser caótica y poco seria. 

Siempre que hay errores en los textos publicados en la página de una empresa o marca en redes sociales, el impacto en su reputación y credibilidad es inevitable. Se debe tener presente que si el logotipo de una marca aparece en un contenido publicado en Internet o en un texto impreso, es la marca la que habla. 

Luego de un análisis efectuado en 2011 en un sitio Web con faltas de ortografía, el empresario de Internet Charles Duncombe, aseguró que las cifras de la compañía revelaron que esto puede reducir las ventas en línea hasta en un 50%. 

En conclusión, cuesta menos dinero cuidar la redacción que no hacerlo. En corrihelo estamos listos para ayudarle a responder cada una de las cinco preguntas anteriores de manera positiva.

Descubra cómo perfeccionar sus documentos

lunes, 20 de abril de 2015

Altisonante no es "a gritos"


El adjetivo altisonante no significa ‘a gritos’, ‘con insultos’ o ‘de forma violenta’, sino ‘elevado, sonoro o afectado’.

Pese a ello, en los medios de comunicación es frecuente encontrar frases como «Los dos concursantes se enfrascaron en una discusión altisonante», «Messi y Luis Enrique intercambiaron palabras altisonantes» o «En el vídeo se ve a un grupo de hombres tomando cerveza y hablando en voz altisonante».

Altisonante es, según la definición del Diccionario académico, un término que se aplica al lenguaje, al estilo o a lo expresado con ellos, y significa ‘muy sonoro y elevado, especialmente si va acompañado de afectación’, por lo que su sentido se acerca más al de grandilocuente.

Así pues, si en los casos anteriores lo que se pretendía expresar era que las charlas y discusiones referidas se produjeron de forma violenta, con términos injuriosos y ofensivos o en un tono muy alto, lo adecuado habría sido escribir  «Los dos concursantes se enfrascaron en una discusión a gritos», «Messi y Luis Enrique intercambiaron palabras mayores» y «En el vídeo se ve a un grupo de hombres tomando cerveza y hablando a voces».

Fuente: Fundeu|BBVA

miércoles, 1 de abril de 2015

Semana Santa en la iglesia o en la playa

Ayuntamiento, Rincón de la Victoria, Plalla, corrihelo
Como se ve, en corrihelo siempre encontramos algo que enmendar.
Mientras miles de devotos cristianos se disponen a observar los rituales de la Semana Santa, otros tantos acuden a las playas para relajarse o divertirse en el fin de semana largo que la celebración ofrece. 

Como siempre, una vacación es también una oportunidad inmejorable para reparar el cuerpo, la mente y el espíritu; para abocarse a la fe y a la tradición, reencontrarse con la familia y los amigos, o dedicar tiempo a la reflexión personal, al esparcimiento y al descanso. Cada uno sabrá cómo emplea y aprovecha estos días en el propósito que mejor le venga. En cuanto a nosotros, es seguro que encontraremos cosas para corregir y mejorar.

Área de Medio Ambiente y "Plallas" 

El error ortográfico en una carpa municipal instalada en la comunidad malagueña de Rincón de la Victoria, desató cualquier cantidad de comentarios en Internet hace varios meses, en Junio de 2014. El Ayuntamiento responsabilizó a la imprenta. 

El toldo dispuesto para conmemorar el Día del Medio Ambiente, tenía impreso un texto que los visitantes leían con extrañeza, con molestia o con humor, según el caso: "Área de Medio Ambiente y Plallas". Como era de esperarse, no tardó en pasar un transeúnte que tomó una fotografía y la compartió en redes sociales, propagando e inmortalizando el penoso yerro. La carpa fue retirada en su momento, pero la imagen nunca dejó de circular. 

Una "iglecia" de arquitectura admirable

En otro hecho anecdótico que leímos hace unos días, supimos del profesor de arquitectura que restó varios puntos a un alumno que en su examen escribió "iglecia" en lugar de "iglesia". Cuando el alumno protestó por su calificación, argumentando que la prueba era de arquitectura y no de ortografía, el catedrático respondió que "el que escribe iglesia con c, no merece llamarse arquitecto”. 

Es lógico pensar que nadie desea equivocarse ni lo hace de manera intencional. Sin embargo, vistas las reacciones de los lectores en los casos mencionados, queda claro que un texto puede decir cosas buenas o malas de quien lo ha escrito, incidiendo de manera directa en la reputación del emisor al someterlo al juicio de sus receptores. No perdamos de vista que, una vez impreso o publicado en redes sociales, un error se eterniza. Por esa razón, entre otras, siempre es recomendable que el posible arquitecto, el concejal responsable de las carpas del Ayuntamiento y la gente de la imprenta, todos, se auxilien de los servicios de un corrector de estilo. 

Entre tanto, y sin importar si es en la iglesia o en la playa, en corrihelo deseamos que pase usted unas felices vacaciones de Semana Santa. 

 
Google+