¿Textos con errores?

No olvide que sus escritos hablan por usted. Todo lo que publica se vuelve una carta de presentación.

En corrihelo perfeccionamos sus textos.

La corrección de estilo es la respuesta.

Trabajamos con diligencia y prontitud para que sus textos hablen bien de usted.

En el tono apropiado, observando las normas ortográficas y gramaticales, y empleando un estilo adecuado a la naturaleza de la información y de la fuente.

Nos respaldan más de 18 años de experiencia exitosa.

Textos académicos, literarios, gubernamentales, comerciales, técnicos y organizacionales, además de contenido digital (Web, SMS, mailing y social media).

Deje una buena imagen en sus lectores, ¡envíenos su texto!

Los textos bien escritos son portadores exitosos de las ideas que usted desea transmitir, a la vez que amplifican su buena reputación. ¡Contáctenos!

martes, 25 de agosto de 2015

¿Chikunguña o "chicungunya"?

Aedes aegypti y Aedes albopictus.

Chikunguña, con ñ, es la adaptación adecuada para la palabra chikungunya, que designa a este virus que tanto nos ha afectado en El Salvador en los últimos meses, y que nos ha provocado fiebres intensas gracias a la enfermedad del mismo nombre.

La palabra procede, al parecer, del idioma makonde, hablado en el sureste de Tanzania y en el norte de Mozambique, significa ‘hombre que se dobla’ y se aplica a esta enfermedad debido a que esta se caracteriza por fuertes dolores en las articulaciones, y hace que literalmente una persona se doble de dolor. Para los que ya pasaron por esto, saben lo bien puesto que está el nombre.

La adaptación del término original chikungunya a chikunguña es apropiada porque la secuencia ny se pronuncia en este caso con un sonido similar al de la ñ del español. Aunque la grafía chicunguña, con c, no puede considerarse incorrecta, se recomienda mantener la k, que, como señala la Ortografía de la lengua española, está presente en numerosos préstamos de muy diverso origen (bikini, kiwi, ukelele, kamikaze, entre otros).

En los medios informativos se aprecia vacilación respecto a la grafía de esta enfermedad: “Sanidad vigila el Chikungunya tras el primer caso de contagio”, «El transmisor del chicungunya es el mismo que el del dengue» o «¿Cómo reconocer los síntomas de la fiebre chikungunya?».

Se recuerda además que se trata de un nombre común, tanto cuando se utiliza aisladamente (chikunguña) como cuando forma parte del nombre de la fiebre o la enfermedad (fiebre/enfermedad del chikunguña), por lo que lo adecuado es escribirlo en minúscula.

Así, en los ejemplos anteriores habría sido preferible escribir “Sanidad vigila el chikunguña tras el primer caso de contagio”, «El transmisor del chikunguña es el mismo que el del dengue» y «¿Cómo reconocer los síntomas de la fiebre chikunguña?».

En algunos medios se emplea asimismo el acortamiento chik, que puede considerarse válido y que conviene escribir en minúscula.

Esperamos que todos estemos preparados no solo para escribirlo bien, sino también para prevenirlo.

Fuente: Fundeu|BBVA.

lunes, 10 de agosto de 2015

Porqué / porque / por qué / por que

En corrihelo sabemos que cuidar el lenguaje es cuidar nuestra imagen. Por eso seguimos ofreciéndole algunos consejos prácticos para proteger nuestro idioma. 


En esta entrega veremos las claves para saber cuándo debe usarse cada una de las siguientes formas:

Porqué / porque / por qué / por que

a) porqué

Es un sustantivo masculino que equivale a causa, motivo, razón, y se escribe con tilde por ser palabra aguda terminada en vocal. Puesto que se trata de un sustantivo, se usa normalmente precedido de artículo u otro determinante:

No comprendo el porqué de tu actitud [= la razón de tu actitud].
Todo tiene su porqué [= su causa o su motivo].

Como otros sustantivos, tiene plural:

Hay que averiguar los porqués de este cambio de actitud.

b) por qué

Se trata de la secuencia formada por la preposición por y el interrogativo o exclamativo qué (palabra tónica que se escribe con tilde diacrítica para distinguirla del relativo y de la conjunción que). Introduce oraciones interrogativas y exclamativas directas e indirectas:

¿Por qué no viniste ayer a la fiesta?
No comprendo por qué te pones así.
¡Por qué calles más bonitas pasamos!

Obsérvese que, a diferencia del sustantivo porqué, la secuencia por qué no puede sustituirse por términos como razón, causa o motivo.

c) porque

Se trata de una conjunción átona, razón por la que se escribe sin tilde. Puede usarse con dos valores: Como conjunción causal, para introducir oraciones subordinadas que expresan causa, caso en que puede sustituirse por locuciones de valor asimismo causal como puesto que o ya que:

No fui a la fiesta porque no tenía ganas [= ya que no tenía ganas].
La ocupación no es total, porque quedan todavía plazas libres [= puesto que quedan todavía plazas libres].

También se emplea como encabezamiento de las respuestas a las preguntas introducidas por la secuencia por qué:

—¿Por qué no viniste? —Porque no tenía ganas.

Cuando tiene sentido causal, es incorrecta su escritura en dos palabras. 

Como conjunción final, seguida de un verbo en subjuntivo, con sentido equivalente a para que:

Hice cuanto pude porque no terminara así [= para que no terminara así].

En este caso, se admite también la grafía en dos palabras (pero se prefiere la escritura en una sola):

Hice cuanto pude por que no terminara así.

d) por que

Puede tratarse de una de las siguientes secuencias:       
   
  • La preposición por + el pronombre relativo que. En este caso es más corriente usar el relativo con artículo antepuesto (el que, la que, etc.):
Este es el motivo por (el) que te llamé.            
Los premios por (los) que competían no resultaban muy atractivos.
No sabemos la verdadera razón por (la) que dijo eso.
  • La preposición por + la conjunción subordinante que. Esta secuencia aparece en el caso de verbos, sustantivos o adjetivos que rigen un complemento introducido por la preposición por y llevan además una oración subordinada introducida por la conjunción que:
Al final optaron por que no se presentase.
Están ansiosos por que empecemos a trabajar en el proyecto.
Nos confesó su preocupación por que los niños pudieran enfermar.

*********

Las faltas de ortografía o de expresión son un ruido permanente que nos rodea y que se cura leyendo. Siempre tengan una lectura encaminada. Solo con el contacto permanente del lenguaje, afinaremos su uso correcto.

Fuente: RAE.

 
Google+