¿Textos con errores?

No olvide que sus escritos hablan por usted. Todo lo que publica se vuelve una carta de presentación.

En corrihelo perfeccionamos sus textos.

La corrección de estilo es la respuesta.

Trabajamos con diligencia y prontitud para que sus textos hablen bien de usted.

En el tono apropiado, observando las normas ortográficas y gramaticales, y empleando un estilo adecuado a la naturaleza de la información y de la fuente.

Nos respaldan más de 18 años de experiencia exitosa.

Textos académicos, literarios, gubernamentales, comerciales, técnicos y organizacionales, además de contenido digital (Web, SMS, mailing y social media).

Deje una buena imagen en sus lectores, ¡envíenos su texto!

Los textos bien escritos son portadores exitosos de las ideas que usted desea transmitir, a la vez que amplifican su buena reputación. ¡Contáctenos!

martes, 30 de enero de 2018

El adverbio solo y los pronombres demostrativos, sin tilde



Una de las cosas más difíciles en el mundo de la escritura, es acomodarse a los cambios que sufren las reglas gramaticales o de acentuación. No solo porque es sabido que se escribe casi de manera mecánica, sino porque seguimos observando las palabras originales en los textos que se publicaron antes de estos cambios. Es por ello, que el cerebro nos manda a seguirlas escribiendo como estamos acostumbrados a verlas y no como la nueva norma nos dicta a escribirlas.

Ese es el caso de la palabra solo, la cual, tanto cuando es adverbio y equivale a solamente (Solo llevaba un par de monedas en el bolsillo) como cuando es adjetivo (No me gusta estar solo), así como los demostrativos este, ese y aquel, con sus femeninos y plurales, funcionen como pronombres (Este es tonto; Quiero aquella) o como determinantes (aquellos tipos, la chica esa); no deben llevar tilde según las reglas generales de acentuación, bien por tratarse de palabras bisílabas llanas terminadas en vocal o en -s, bien, en el caso de aquel, por ser aguda y acabar en consonante distinta de n o s.

Aun así, las reglas ortográficas anteriores prescribían el uso de tilde diacrítica en el adverbio solo y los pronombres demostrativos para distinguirlos, respectivamente, del adjetivo solo y de los determinantes demostrativos, cuando en un mismo enunciado eran posibles ambas interpretaciones y podían producirse casos de ambigüedad, como en los ejemplos siguientes: Trabaja sólo los domingos [= ‘trabaja solamente los domingos’], para evitar su confusión con Trabaja solo los domingos [= ‘trabaja sin compañía los domingos’]; o ¿Por qué compraron aquéllos libros usados? (aquéllos es el sujeto de la oración), frente a ¿Por qué compraron aquellos libros usados? (el sujeto de esta oración no está expreso, y aquellos acompaña al sustantivo libros).

Sin embargo, ese empleo tradicional de la tilde en el adverbio solo y los pronombres demostrativos no cumple el requisito fundamental que justifica el uso de la tilde diacrítica, que es el de oponer palabras tónicas o acentuadas a palabras átonas o inacentuadas formalmente idénticas, ya que tanto solo como los demostrativos son siempre palabras tónicas en cualquiera de sus funciones. Por eso, a partir de ahora se podrá prescindir de la tilde en estas formas incluso en casos de ambigüedad. La recomendación general es, pues, la de no tildar nunca estas palabras.

Las posibles ambigüedades pueden resolverse casi siempre por el propio contexto comunicativo (lingüístico o extralingüístico), en función del cual solo suele ser admisible una de las dos opciones interpretativas. Los casos reales en los que se produce una ambigüedad que el contexto comunicativo no es capaz de despejar son raros y rebuscados, y siempre pueden evitarse por otros medios, como el empleo de sinónimos (solamente o únicamente, en el caso del adverbio solo), una puntuación adecuada, la inclusión de algún elemento que impida el doble sentido o un cambio en el orden de palabras que fuerce una única interpretación.

Así que, la próxima vez que tengas dudas para corregir un documento ¡escríbenos! será un placer ayudarte.

corrihelo@gmail.com


Fuente: RAE.

 
Google+